Los Cachorros y el Código de Marco Polo: Para los más 'peques'
Escrito por RJ Prous   
Viernes, 18 de Mayo de 2012 12:11

Hay cintas que, por mucho que nos provoquen hemos de intentar no comparar con nada que hayamos visto antes. No sólo porque probablemente saldrían perdiendo, sino porque al estar tan radicalmente focalizadas a un público de muy temprana edad, resulta muy complicado no analizarlas desde la perspectiva adulta.

 

Partiendo de este principio, uno puede limitarse a comentar que Los Cachorros y el Código de Marco Polo incide positivamente en los valores de trabajo en equipo, que cuenta una historia sin demasiados requiebros que puedan confundir al público más joven... y os estaría contando sólo la mitad de la historia.

 

 

Sin Nombre en Los Cachorros y el Código de Marco Polo

 

 

Seamos un poco más precisos. Quizás lo que primero me viene a la cabeza sobre esta película es que al cerrarse tanto sobre un público se hace imposible de soportar por el resto. Es una película para niños muy pequeños. Y ahí viene su segundo fallo, para ser una película para chavales cuyo rango de atención no va más allá de los 2-5 minutos Los Cachorros dura sus buenos 99 minutos. Es muy larga como para entretener a un público de atención tan dispersa.

 

Esto último invita a cierta reflexión. Los Cachorros se basa en una serie que emite en España Clan. Los capítulos duran una media de 15 minutos con una estructura similar a la que podemos ver en esta película. En un cuarto de hora les da tiempo a hacer todo lo que aquí se desarrolla en seis veces ese tiempo. Los Cachorros es una serie divertida y educativa para los más pequeños cuya mayor virtud es la velocidad con la que se desarrollan los argumentos, no dando tiempo a que el niño se aburra. ¿Por qué estropear eso? Algo similar ocurrió hace algún tiempo cuando se estrenó Pánico en la Granja y mi lamento en aquella ocasión vino por los mismos derroteros.

 

 

La Bruja Corneja en Los Cachorros y el Código de Marco Polo

 

 

El filme viene aderezado por un buen apartado musical de la mano de Pep Lladó, Michel Minitti y el propio Sergio Manfio (director y co-guionista) y una animación que ha sabido pasar de las dos a las tres dimensiones de una manera más que aceptable para una producción tan pequeñita. Además, la película se estrena en el momento perfecto, sin ningún tipo de competencia en el horizonte, y es predecible que arrancará algo de audiencia por ello.

 

En definitiva, Los Cachorros y el Código de Marco Polo es una cinta para niños muy pequeños que dista mucho de ser perfecta, pero que puede mantenerlos entretenidos mientras los adultos huimos a otra sala para ver una película más acorde a nuestra edad.